Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 mayo 2012

En plena vorágine presupuestaria y de recortes hemos podido conocer –al fin- con detalle, las cantidades que este Ayuntamiento destina a publicidad en medios de comunicación, además de comprobar, atónitos, que esa partida es de las pocas que aumenta (pasa de 18.000 a 20.000 €).

El debate sobre las ayudas a medios de comunicación local está enrarecido desde hace ya muchos años. De una parte, quienes ostentan en su momento la responsabilidad de gobernar, aducen la necesidad de “incentivar” a las empresas de comunicación locales y defienden la existencia de unos medios de comunicación que informen de forma específica sobre el municipio –como ocurre con La Gaceta de Santa Marta-, que sin esas ayudas otorgadas en forma de publicidad, no podrían –según ellos- subsistir. De otra, somos muchos los que pensamos que el criterio sobre cómo y a qué empresas locales apoyar es cuanto menos opaco. Si lo que se anuncia (el teléfono del Ayuntamiento, por ejemplo) es de poca o nula utilidad en sí mismo, el escándalo se consuma cuando, por ejemplo, se factura la publicidad de las fiestas patronales con cargo ¡al área de mujer!

Las cifras cantan. Medios como La Gaceta de Salamanca (que edita la conocida “Gacetilla”) perciben cantidades de dinero nada desdeñables cada mes y precisamente por ser la cantidad importante en términos absolutos, y también por ser la principal fuente de ingresos publicitarios, que sean plurales y valientes al informar sería una heroicidad. Y el miedo, es libre.

IU sufraga con el sueldo de sus dos concejales (que no se quedan ni un céntimo por su labor) el periódico que lees. Con él rompemos un escandaloso silencio sobre nuestra actividad y nuestras iniciativas, y precisamente por ello, cada vez son más quienes se escandalizan conscientes de que existe una realidad (crítica) que casi nunca tiene cabida en unos medios subvencionados con dinero de todos. Por el contrario, es desmesurado el tratamiento que reciben ediles como Marta Labrador, Chabela de la Torre o Javier Cascante, que no hay día en que no figuren en alguna foto y reciben un trato que de tan amable, genera bochorno.

No pretendemos matar al mensajero, ni cuestionar la profesionalidad de quienes trabajan para los medios. Pero es imprescindible no caer en la ingenuidad: los medios quieren ganar dinero y no van a morder una mano que hace tiempo que les da muy bien de comer. Quizá nunca hayan recibido una llamada del Alcalde diciéndoles qué pueden o no publicar. Pero ese es el problema, que probablemente no hace ni falta. Ya se autocensurarán ellos.

Por el contrario, la prensa digital, que por definición, no tiene “limitación de espacio”, representa un pequeño oasis de pluralidad. Y no deja de ser llamativo, que esos medios sean precisamente, los que reciben poca o ninguna contratación de publicidad por parte del Ayuntamiento.

Anuncios

Read Full Post »